David. Madrid

Empecé a correr por hobby, al empezar la carrera de Psicología, hace ya 10 años, pero de forma habitual unos 4 años.

A estas alturas es bien sabido por todos que la práctica deportiva, y «salir a correr», aporta múltiples beneficios a nivel físico, fisiológico y también psicológico.

Aquí es donde se une mi pasión por correr y mi objetivo de ser Psicólogo deportivo.

Pero también sabemos que es algo más: Para muchos de nosotros correr se ha convertido en una parte imprescindible de nuestra vida, algo que no puede faltar, una vía de escape a los problemas de la vida diaria, o incluso lo único estable a pesar de cambios de trabajo, domicilio, etc. Algo que nos encanta y que, en definitiva, nos ayuda a ser felices.

Correr nos aporta mucho, pero también es imprescindible controlar otras muchas variables psicológicas para, poco a poco, llegar a ser un buen corredor/a y entrenar correctamente.

Agradecido de formar parte este gran proyecto.