Ana Bordallo, Madrid.

Si hecho la vista atrás, mis comienzos saliendo a correr, eran como pura exigencia personal.

Quería poner en movimiento mi cuerpo y mente. Los primeros años fueron una vía de escape pero un día en que correr dejó de ser una manera de huir de los problemas y se convirtió en un verdadero placer integrado dentro de mi rutina.

Me sentí con ganas de prepararme carreras populares y de empezar a trabajar musculatura a diario.Terminé mis primeros 10K en la San Silvestre Vallecana de 2014 y 21K en la Media Maratón de Madrid de 2016. Me picó el gusanillo de llevar un dorsal y me lo volví a colgar en Valencia, Salamanca, Behobia – San Sebastián o Alicante. Decidí sumarme también al mundo del trail de montaña y superé, en enero de 2017, el Cross Alpino Cebrereño.

Ya ha pasado dos años de aquella visita al doctor en la que me detectaron tres intolerancias, es decir, dos años sin probar el cocido, la paella, los espaguetis boloñesa o las uvas de Nochevieja.

A cambio, un 2018 lleno de éxitos personales: mi primera maratón; mis primeros 100k en 24 horas y mis mejores marcas en los 10K y 21K.

Dos años en el que he recuperado las ganas de apuntarme a todo y me he despedido, espero que para siempre, de la apatía. Creo que no me equivoco al decir que me quedan muchos kilómetros por correr; muchos arcos que atravesar y muchos objetivos que marcarme.

Si algo me ha enseñado este deporte es a emocionarme más por planificar las carreras y entrenarlas que por colgarme después las medallas y, es precisamente esa ilusión tan cotidiana por la que me ato los cordones cada mañana.

Estoy feliz de ser una de las primeras mujeres pioneras en este nuevo proyecto.

Vamos a mostrarte las próximas carreras en las que vamos a participar para que puedas unirte a nosotros y hacer kilómetros a tus zapatillas

¡Queremos que nos conozcas y que si tu corres yo te sigo!. Todos tenemos una historia personal detrás, la mía ya la conoces ¿quieres conocer alguna más?.