Alejandro Illana (Villalbilla)

Desde pequeño me crié como un niño ‘gordito’, incluso necesitando pasar por el Endocrino para resolver mis problemas de peso, hasta que en la adolescencia di un ‘estirón’, que unido a la futbol y el gimnasio me permitió mejorar la figura.

Aunque siempre me ha gustado hacer deporte, he vivido infinidad de etapas distintas y he probado infinidad de gimnasios, pero nunca he superado los 6 meses de entreno constante.

La pero epoca la viví entre 2006 y 2009, llegando a rondar los 110 kilos de peso.

Fue a finales de 2014 cuando comencé a cambiar esa tendencia, aunque fue en 2017, comencé con Diario de un Fofifit, cuando todo realmente cambio, aunque siempre he sido de los que detestaba correr. Lo hacia por obligación.

A correr de forma habitual empece hace algo más de 1 año y medio, con el único objetivo de correr una San Silvestre una vez en la vida, pero el colgarme un dorsal me engancho a tope.

De una Legua pase a un 10k, del 10k a la media y de esta última a lo que jamas habría imaginado, un Maratón.

Ahora simplemente disfruto de cada zancada, de cada aliento, de cada animo. 

A diferencia de los deportes colectivos, en este dependes de ti mismo, pero a que corres solo, te sientes tan arropado o incluso más que en un equipo.

Desde que empece a correr no he dejado de rodearme de gente maravillosa.

«Felicidad es el camino no la meta, ¿Me acompañas?»