RECUPERACIÓN

Has pasado muchas semanas entrenando para esta carrera que acabas de terminar. Has cumplido tu objetivo, y ahora es el momento de recuperarte antes de pensar en los próximos objetivos.

La carrera te va a dejar secuelas: has vaciado tus depósitos de glucógeno muscular, probablemente tengas cierto nivel de deshidratación y se ha producido mucho daño muscular. La recuperación debe empezar en el mismo momento que cruzas la línea de meta:

El consumir alimentos ricos en carbohidratos y proteínas inmediatamente después y durante las 48-72 horas posteriores a la carrera facilitará tu recuperación energética, reducirá tu sensación de fatiga, aliviará tus dolores musculares y facilitará la regeneración de la musculaturadañada.
Bebe en función de tu sensación de sed. El beber batidos de carbohidratos y proteínas te ayudará a matar varios pájaros de un tiro: rehidratación, recuperación energética y regeneración.
Si tienes la posibilidad de meterte en un baño de agua fría (10-15ºC) durante 10- 15 minutos después de la carrera y en los dos días siguientes, ¡no lo dudes! El baño de cuerpo entero y a ser posible en posición vertical es mucho más eficaz que el baño hasta la cintura.
Si tienes la posibilidad de darte un buen masaje, poco agresivo y de manos expertas, ¡adelante! No hace falta que dure una hora, ni siquiera media: un masaje de 8-10 minutos es suficiente.
Si no tienes la posibilidad de darte un masaje, el “foam roller” o rodillo de masaje puede ser un buen sustitutivo.
El utilizar medias de compresión hasta la rodilla durante las 48 horas posteriores a la carrera va a acelerar tu recuperación funcional, con lo cual tu regreso a los entrenamientos se va a ver beneficiado.